miércoles, 6 de abril de 2011

PRESIDENTES DE LA ETAPA DEL MILAGRO MEXICANO

Manuel Ávila Camacho 1897-1955
Gobernó: 1940-1946

Nació en Teziutlá, Puebla. Había sido constitucionalista des los 17 años y llego a general revolucionario. Combatió con las tropas de Huerta y a los indios yaquis y Cristeros.

Su gobierno se reconcilió de la Guerra de Cristeros, abolió la educación Socialista e instauró políticas de acercamiento con los sectores empresariales y clase media.

Durante su presidencia  México tuvo buenas relaciones diplomáticas con EUA. Su lema “Unidad, paz y progreso”, sus enemigos decían que con él la revolución se había bajado de del caballo y se había sentado en una oficina.
                             

Miguel Alemán Valdéz
Gobernó: 1946-1952

Nació en 1900 a 1983 en Sayula, Veracruz. Se le llamó el cachorro de la revolución, pues era el Primer presidente que no había combatido personalmente esa contienda, pero era hijo de un revolucionario. Fue Presidente, empresario, que lanzó al gobierno hacia grandes obras y negocios. Después de dejar la presidencia, continuó su actividad como líder del sector empresarial del país, especialmente en los campos inmobiliarios, turístico y de televisión.

                                 

Adolfo Ruíz Cortines
Gobernó: 1952-1958

Nació en 1890 y se murió en 1973, nació y murió en Veracruz, fue principalmente un gran administrador desde su juventud, se le reconocieron como virtudes la honestidad, la austeridad y la severidad en el manejo de los fondos públicos, su lema “el trabajo fecundo y creador”. Su figura física de un anciano patriarcal, prudente y riguroso ejemplificaba tal lema.

                           

Adolfo López Mateos (1910-1969)
Gobernó: 1958-1964

Nació en Atizapán Estado De México, su administración presidencial fue la última optimista y tranquila del México contemporáneo, con gran prestigio en el extranjero, aunque tuvo que enfrentar protestas de campesinos, obreros y profesionista. Fue el presidente más popular de la 2ª mitad del siglo XX: bien parecido, alegre, culto y con buen manejo de los medios publicitarios, sus enemigos lo acusaban de que parecía más una estrella del cine.
                                

1 comentario: